sábado, 14 de junio de 2014

Empezando

inicio

El primer post parece fácil, pero siempre es complicado. Uno no sabe si un simple "Hola estoy aquí" basta para entrar en materia. Otra opción es no complicarse la vida, empezar con el priemr artículo, sin presentaciones. Así si alguien cae por casualidad en la página quizá no se dé cuenta de buenas a primeras de que esto acaba de nacer y, si le interesa lo que lee, vuelva otro día. Pero como buen polemista, como me definieron una vez, me siento en la obligación de buscar siempre la tercera alternativa, la de la discordia. Y en este caso la alternativa es una declaración de intenciones tras una breve introducción.

Siempre he sido un poco inquieto y he procurado informarme y leer todo lo que caía en mis manos para poder opinar con fundamento (y sí, trato de que no caigan revistas del corazón en ellas, la letra escrita es una tentación demasiado grande como para evitarla en cualquier formato).

Además la verborrea es una de mis virtudes/maldiciones por lo que no puedo evitar verter mis opiniones ante cualquiera que cometa el error supino de escucharme en espera de que decida abrir una buena discusión, que no pelea, que nos enriquezca a todos.

Por ello a finales de 2012 me decidí a abrir un blog donde escribir todo lo que me apeteciera de forma más o menos ordenada. resultado de ello fue Fantasmas de Plutón. Allí vieron la luz diferentes personajes dispuestos a traer la luz y mostrar las tinieblas de cualquier tema que se les antojara. Pero sufrió un parón y se tuvo que repensar ¿El problema? la falta de tiempo, nunca las ganas. Fruto de ello es que mis queridos alienígenas ahora se encargan de la parte más personal de la página, que no es otra que aquella en la que redactaba mis pequeños relatos. Dejo entonces en mi antiguo proyecto mis ambiciones en cuestiones de ficción literaria y traslado aquí el resto de inquietudes. ¿Por qué? por separar y compartimentar, y porque desde esta página las opiniones serán eso mismo, no se pretenderá sólo mostrar la información, si no presentar lo escrito como reflexiones propias con las que se podrá estar de acuerdo o no, pero no representarán más que al que suscribe estas líneas.

El estilo será más o menos crudo o más o menos meditadas las palabras plasmadas pero serán, sin duda, fruto de la sinceridad y de la reflexión estrictamente personal. Este blog no nace con la pretensión de ser políticamente correcto, aunque siempre intente ser correcto y educado, al menos en las formas y en detrimento de palabras malsonantes.

Dicho esto no queda más que darte la bienvenida a este tu blog e invitarte a leer lo que aquí se escriba y a comentar lo que te apetezca en todo momento.

Hola y pasa sin llamar.


No hay comentarios:

Publicar un comentario