lunes, 29 de agosto de 2016

Rajoy debería ser el próximo presidente del gobierno

Sí, no me he vuelto loco, Rajoy debería ser investido en las próximas horas como presidente del gobierno.
Mariano Rajoy

Las razones son básicamente dos y muy sencillas de entender (a ver si esta vez consigo un post cortito).

Razón número uno

Los números ascendentes y descendentes... Si miramos intenciones de voto y tendencias veremos que los votantes del PP se estancan, incluso aumentan recuperando votos migrados a C's y otros de los que pendulan entre PP y PSOE debido a la inacción de este.

No se percibe movimiento (constructivo) en el seno del partido del puño y la ¿rosa? ¿clavel?, con lo que sus votantes más promíscuos, los que no le han jurado fidelidad eterna están sopesando diversas opciones. Su salida natural debería ser por la izquierda pero IU es demasiada izquierda (y el proyecto de Unidad Popular es populismo para su gusto). Podemos está descartado por rivalidad política en el pseudoespacio del centro-izquierda. De hecho uno de los motivos para no pactar con la formación morada es precisamente evitar la sangría de votos que pudiera darse al homologar el partido centenario al de reciente cuño teniendo este ningún pecado que apañar y más contundencia en el discurso. Por lo tanto la salida que se ha estado dando, amén de la abstención o la deriva a partidos minoritarios o locales, ha sido picar el anzuelo del progresismo del partido naranja. El gran éxito de Rivera y los suyos es, sin duda, presentarse como modernos y sin mácula cuando atesoran una década de vida y cuya historia se ha ligado casi siempre en votar junto a la gaviota.

Pedro y SusanaComo ya he apuntado la conjunción PSOE - P's no es posible primero porque los socialistas lo perciben como el partido que puede ocupar su espacio político y deben mantener su enfrentamiento a fin de mantener las esencias y fidelizar el voto. Tampoco podemos olvidar que Sánchez tiene una crisis de liderazgo entre manos y que sólo terminará con Susana Díaz tomando el control del partido. Aún así, Díaz no acometería el asalto a La Moncloa sin antes no haber dejado dos temas resueltos: la limpieza de la memoria de Chaves y Griñán (o al menos poca pena para el primero y nada para el segundo) y en segundo lugar la colocación en la Junta de un delfín manejable que herede la presidencia a un año de las elecciones y así garantizar su reelección (sic). Por su parte Podemos no quiere puede llegar a acuerdos sin garantizar que queda en un estatus superior (lo del asalto a los cielos y tal), ya que de no ser así el rápido crecimiento se desinflaría debido a la no cristalización, aún, del proyecto, algo que sólo el tiempo y la coherencia interna pueden aportar.

Huelga analizar más partidos o confluencias/coaliciones, etc. debido a los números de las mismas. Sí, de repetir la confluencia UP por separado multiplicaría su representación respecto al 20D pero aún siendo decisiva su suma no es el ingrediente principal. Tampoco partidos nacionalistas o vascos y gallegos que se tienen que distanciar para no perder terreno en sus propias elecciones.

De esta forma queda que el PP gobernaría en solitario, es difícil que C's entrara en gobierno porque el PP no quiere compañía y porque así los naranjas pueden apuntarse tantos por ser "impulsores o coautores de la medida" sin el desgaste de la gobernabilidad en tiempos de crisis cuando gobiernas en contra del grueso de tus votantes. Un gobierno con mayoría simple no podría aprobar leyes por la vía rápida y necesitaría bregar en cada proposición y en cada proyecto pudiendo ser tumbadas por la oposición que así tendría mucho más fácil su colaboración.

No es algo descabellado, es lo mismo que el PSOE, junto a otros, hace en el ayuntamiento de Zaragoza gobernado por ZeC pero con escaso poder en el pleno.

Razón número dos

La segunda razón es práctica y maquiavélica. Está claro que ahora mismo (y por las razones apuntadas hace unos párrafos) es improbable una unión de fuerzas progresistas o de izquierdas (sí, ya sé, el PSOE ya tal...) pero no es impensable una construcción de una confluencia desde abajo, sin prisa pero sin pausa que estuviera lista en un par de años.

Dentro de dos años podríamos tener una Unidad Popular bien hecha, con Podemos y que no fuera el apaño este de Unidos Podemos que ni pudo ni cuajó ni se ha creído nunca nadie. En un par de años el PSOE se habría reestructurado y se creería con fuerzas para asaltar de nuevo los escaños y C's sentiría de nuevo la necesidad de alejarse de un PP agotado por no poder sacar propuestas adelante, porque políticamente ningún partido querría estar cerca de ellos ni de sus decisiones, al menos literalmente.

Por eso en dos años una moción de censura acabaría con un gobierno de Rajoy dando oportunidad de cambio de forma ordenada. Por eso en dos años se podría desatar la crisis y las peleas intestinas en el PP que llevaría, con mucha probabilidad, a Cristina Cifuentes a pelear con Soraya Sáenz mientras Borja Semper (de seguir que seguramente sí) intentaría "adecentar" de nuevo el partido y Pablo Casado se ve muy, muy lejos de conseguir algo, más o menos como Feijoo.

Todo esto es, naturalmente política-ficción porque implicaría, desde luego, altura de miras, imaginación y estrategia ordenada para muchos que han demostrado que ni la tienen ni la ambicionan.

No hay comentarios:

Publicar un comentario