viernes, 11 de julio de 2014

Las cuentas que no salen o el negocio de la política

dinero
Hace escasos días el Tribunal de Cuentas, sí ese sitio donde uno trabaja como con la familia y donde los informáticos saben encender y apagar ordenadores, ha hecho público el informe sobre el estado contable en 2013 de los partidos políticos sometidos a su control. Pero esto no es noticia, esto debería ser normal y no tener mayor trascendencia que la que pudiera tener en su contenido, que tampoco debiera ser especialmente escandaloso. Pero lo es.

Y lo es por varios motivos, el primero por las grandes cantidades de dinero que se mueven. Los que tenemos alguna relación con el mundo de la política sabemos que todo cuesta dinero, absolutamente todo, pero los que pertenecemos a formaciones pequeñas también sabemos extraer rendimiento de las piedras y capitalizar como nadie la voluntariedad humana.

Y todo esto viene tras revisar someramente los datos contables de los partidos en cuestión. Vayan los datos por delante, primero las subvenciones recibidas y los ingresos por donación directa y cuotas:


Ingresos por cuotasSubvenciones electorales
Donaciones a partidos políticosSubvenciones partidos políticos

Las cifras cantan por sí mismas, pero vayamos por partes. Primero las donaciones particulares; sobre estas nada a decir, cada uno es libre de tirar donar su dinero a quien le parezca oportuno, no juzgaremos, de momento el motivo o el uso que se de a dicha donación. Lo que realmente llama la atención son las abultadas cifras de subvención que reciben los partidos. Resulta que no basta con los más de setenta millones de euros que reciben los partidos de donantes privados si no que donantes públicos, es decir todos nosotros, "donamos" más de doscientos millones de euros a las formaciones políticas para su funcionamiento más los que se reparten según votos obtenidos, unos sesenta y tres en este ejercicio. Aquí uno puede pensar ¿y para qué? ¿Por qué reciben los partidos políticos tanto dinero? En el ejercicio analizado las formaciones suman alrededor de 344 millones de euros (sin contar las subvenciones a fundaciones afines) y seguimos preguntando ¿para qué?

La respuesta estándar es para su correcto funcionamiento, claro. Pero no queda tan claro, primero no hace falta tanto dinero para mantener lo que se hace actualmente en política (y no nos referimos a lo que puedan hacer algunos políticos con escrúpulos limitados). Y sé que no hace falta porque si fuera así la asignación sería lineal, es decir, TODOS los partidos recibirían la misma asignación para poder concurrir a las elecciones en igualdad de condiciones, en cambio se subvenciona en consonancia a los resultados electorales obtenidos. La ventaja de este sistema está clara, así el dinero va a manos de los partidos que tienen el favor ciudadano y no se financia a grupúsculos de oscuros intereses ni se favorece que alguien con pocos escrúpulos monte un partido sólo para poder embolsillarse dichas subvenciones. Pero la flaqueza del sistema también es clara, de esta forma se dificulta la igualdad de condiciones en contiendas electorales incluso con el modelo agotado, como ahora, dificultando el acceso a la arena a nuevas formaciones y, en definitiva a carne fresca. Entonces, ¿deberíamos subvencionar a todos por igual? No, claro que no. Cada vez me seduce más la idea de que cada partido debería subsistir con lo que sus afiliados le aporten, sería un sistema algo más justo y, seguro, nos daría tardes épicas de populismo por parte de algunas formaciones y un mayor interés en desempeñar mejor que bien las responsabilidades de cada uno para con sus electores.

Los partidos políticos tienen como tarea proponer legislaciones y procurar que el gobierno de turno se contenga ante la generosidad amiguil, reducirla a cero es lo deseable, y para tal faena no se necesitan tantas alforjas. Por lo tanto... ¿para qué tanto dinero? y lo que es peor, ¿por qué la necesidad de endeudarse tanto con bancos hasta el extremo de tener más deudas que capital y bienes, esto es, en quiebra técnica?


Partidos con quiebra técnicadeudas partidos políticos

Un motivo posible, nuestros políticos, mayoritariamente, creen que aparentar les reporta mayores beneficios electorales que tener una ideología clara con propuestas acordes y un buen sistema de comunicación. Y esto pensando bien y no creyendo que hay quien se lo lleva crudo o que se trata simplemente de sibaritismo muy mal entendido, eso sería algo muy feo que otro día trataremos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario