lunes, 13 de julio de 2015

¡¡Harto de Pablemos!!

harto
Llevo desde mayo del año pasado queriendo dar mi opinión sobre Podemos. Primero me aguanté por no dar la vara con el mismo tema que todo el mundo machacaba y luego por respeto a gente con la que estaba trabajando y con la que me relacionaba en Zaragoza en Común. Pero ya me he cansado.

Me duele ver a gente muy válida engañada, me duele ver a gente trabajadora y con muchas cosas que decir ninguneada por no ser de la cuerda y me duele ver inventar la rueda una y otra vez.

Recuerdo estar recogiendo firmas para que la Confederación Pirata se presentara a las elecciones y comentarle a un compañero que donde deberíamos batallar el espacio era con Podemos, me dijo que no, que Podemos estaba bien y que si salían sería un empuje para lo que nosotros ya defendíamos: Participación, Democracia, Transparencia, Horizontalidad, Transversalidad, Cultura; me decía que con Podemos haríamos buenas migas. Mi respuesta fue "no", Podemos se basa en un líder, cosa que los piratas evitamos a toda costa, y sólo eso desmonta toda la teoría. Poco tiempo tardé en darme cuenta de que tenía razón, el logo con el que Podemos se presentaba a las elecciones al europarlamento era ¡la propia cara de Pablo Iglesias!

Logo de Podemos en las europeas 2014
Ni en Corea del Norte o Venezuela se había visto nada igual, bueno, igual allí sí. Lo que quiero decir es que en poco tiempo Pablo se convirtió en objeto de idolatría para unos pocos mientras los válidos pretendían hacer de Podemos una herramienta transformadora, generaron debates interesantes y dotaron de contenido a los círculos, ilusionaron y se ilusionaron con el cambio. Pero en mera ilusión se quedó, Podemos se convirtió en Pablemos y tras Vistalegre las deserciones sólo fueron en aumento. En la gran asamblea de Podemos se evidenció que el partido iba a ser vertical, que incluso la mayoría de la militancia así lo quería. De esta forma no se libraron del mal de la política tradicional, el ordeno y mando.

Mientras muchos se llenaban la boca de la revolución que había de venir, "somos el 15M" decían, "votamos on line y tenemos una cosa llamada reddit" clamaban. Nadie les dijo que eso ya lo hacíamos otros, que el 15M tuvo muchos hijos y todos bastardos y que a los círculos nosotros los llamábamos asambleas de toda la vida. Entonces empezamos a hablar de "los de arriba y los de abajo" y a Pablo diciendo cosas tan interesantes como que "el problema es que los políticos son millonarios" y que si la casta esto, o la casta lo otro, y a mí me venían vaporosos recuerdos de discursos trasnochados de los primeros ochenta con el PCE doblando la rodilla ante el PSOE y ambos con el mismo discurso ahora reciclado.

Y al final Pablo Iglesias eurodiputado junto a otros cuatro compañeros, y todo con un programa incumplible porque la mayoría de cosas que contenía no eran de competencia europea, y se lo dice uno que sin ser jurista pasó no pocas noches en blanco estudiando las cartas de competencias europeas para que el programa pirata se ajustara a derecho, sin mentir ni prometer de más. Y los eurodiputados de Podemos no cumplieron, dejaron su euroescaño para ser candidatos en las autonómicas de este año... Si sus asambleas, digo círculos, funcionaran diría: ¡da igual! sea quien sea quien esté sentado porque deciden todo entre todos. Pero no. Da igual porque quien decide es la cúpula, la dirección, los consejos, el rodillo. Y los de abajo siguen trabajando, haciendo de Podemos algo bueno, integrándose en candidaturas populares y trabajando codo con codo con el de al lado, venga de donde venga, para que sus municipios, ciudades, pueblos, sean un poco mejor. Pero eso sí, disimulando un poco porque los jefes no quieren que Podemos vaya a las municipales: es para que no se abuse de la marca, es entendible, pero poco creíble. Si crees en los círculos (sí, eso que te has inventado), si crees en la gente, no te queda más que confiar en el buen hacer y en el autocontrol y la autocontención, y si sale algo que no te gusta... mala suerte, se le llama democracia, descentralización y respetar a la mayoría, todo lo contrario es dedocracia, autoritarismo y liderazgo sectario. Fueron unas palabras desafortunadas del amado líder proclamando que Podemos no se presenta a las elecciones municipales con "su marca" si no "integrado en las confluencias" las que se sumaron a la tendenciosidad mediática de algunos para proclamar que las "candidaturas municipalistas" eran obra de Podemos y sus mentes preclaras. Sí ya sé que muchos de los que integraron estas candidaturas, y siendo miembros de tan ínclito partido, lo desmintieron hasta desgañitarse pero como no hay más sordo que el que no quiere oír ni cúpula que lo desmienta ahí ha quedado todo, sobre todo por el éxito de Ahora Madrid donde (¡oh cielos una excepción) Podemos sí se coaligó a Ganemos Madrid imponiendo formas y candidata.

En resumen y para no alargar algo que iba a ser un pequeño párrafo liberador en una red social. Ahora nos encontramos con que Podemos es la solución a España, a Europa y al Mundo (Monedero dixit), que todo lo demás son inventos de la derecha o intentos de Izquierda Unida para no desaparecer (pitufos gruñones según Iglesias), cosa que no sería ilegítima en sí. Pero no, estos "argumentos" se pergeñan ante la propuesta de Ahora en Común, una propuesta de confluencia, unidad popular, candidatura unitaria, llamémosle como queramos, surgida del mismo empeño que las confluencias de las pasadas municipales, que entonces sí interesaban porque eran útiles si salía bien era (fue)gracias a Pablo y sus acólitos, si salía mal sería por culpa de IU y la gente que les quiso boicotear.

Ahora en Común es un intento real de transversalidad, horizontalidad y de participación, pero son feos y cobardes porque se atreven (nos atrevemos) a disputar a Pablemos un espacio del que hacen gala pero no ejemplo, y fe de ello lo da su fuga de militancia y su bajada continua en las encuestas. Iglesias y el resto del núcleo irradiador (Errejón style) siguen empeñados en decir que lo que se les ponga por delante es un frente de izquierdas disgregador y que va en contra de todo lo que ellos han inventado (la democracia y el pan con tomate) y que la única confluencia es unirse a ellos bajo el paraguas de las famosas listas plancha, que vienen a ser como las lentejas, y no porque se peguen en el puchero o tengan mucho hierro, si no porque es lo que hay y "nosotros (ellos) hemos decidido que es la mejor manera". Me recuerda a cuando en Barcelona en Comú dijeron aquello de "tenéis tres días para montar una lista, esta es la nuestra" (y si no fueron tres fueron un par más que la memoria no me da para tanto). Me gusta mucho más el tipo de primarias de Zaragoza en Común, abiertas desde el número uno, con Podemos en los periódicos diciendo a quién votar y con IU haciendo lobby para que sus candidatos estuvieran arriba, disimulando pero con estilo, para que no se notara y todos fuéramos felices.

Ahora en Común da miedo a Pablo Iglesias y toda su camarilla porque es todo lo que las bases de Podemos quiso que fuera su partido y no lo será, da miedo porque si al final se opta por construir una candidatura alrededor suyo esta podrá dejar a PI fuera de la presidencia del gobierno, si es que ha estado dentro alguna vez. Y si Pablemos ataca con tanta saña (cabezas de ratón, ocurrencias, frente de izquierdas, izquierda moribunda) es porque tiene miedo de que sus militantes tengan una alternativa real de participación, democracia y transparencia. Tienen miedo de que su ocurrencia de listas plancha estatales les pase factura pensando que todo estaba atado y bien atado. Tienen miedo porque su hegemonía nunca ha estado tan amenazada. Como bien dicen, el miedo ha cambiado de bando, o más bien, se está repartiendo por entre los que se creían con la poltrona asegurada. Y yo me pregunto: cuando Pablo Iglesias deje de ser eurodiputado (antes de lo previsto) y no llegue a presidente del gobierno ¿seguirá como simple diputado o tras un tiempo prudencial se retirará de la política con la coleta entre las piernas?

La conclusión vendría a ser: olvidémonos de Pablo Iglesias, Podemos no confluirá y si lo hace será para intentar absorber el proceso, manipularlo, mejor será seguir el camino, mostrar la pluralidad de Ahora en Común y esperar que los descontentos, los ninguneados y todo aquel no hooligan pro mesiánico de Podemos confluya y construya lo que Podemos pudo ser y ya no será.

(Me he quedado muy a gusto, pero aún me falta algo por sacar...)

3 comentarios:

  1. Muy interesante reflexión. Daría pie a un buen debate. Enriquece.

    ResponderEliminar
  2. Muy interesante reflexión. Daría pie a un buen debate. Enriquece.

    ResponderEliminar
  3. Hola Joan
    Lo hemos de tratar como si no existiera, el problema es que a veces no podemos.
    En L'Hospi hace tiempo que solo hablamos con las personas, que algunas son muy válidas, pero en cuanto pretenden hablar como colectivo, desconectamos. Podemos es el nuevo PSOE, Pablito es Felipe y su coleta la chaqueta de pana. Es mucho peor que un partido de líderes, en realidad es un partido de devotos y para eso no necesitamos un tertuliano, ya tenemos el Papa de Roma.

    ResponderEliminar