lunes, 19 de noviembre de 2012

Erzsébet Báthory, la Condesa de Sangre

Erzsébet Báthory Erzsébet Báthory fue una noble húngara que vivió entre 1560 y 1614 en lo que hoy sería el noroeste de Eslovaquia, cerca de las fronteras con Austria y la República Checa.

Lo interesante de este personaje, no es tanto la época en la que vivió ni el lugar en el que lo hizo, ni mucho menos, sino que a dicha "señorita" se le conoce como La Condesa de Sangre. Tal epíteto responde a la atribución de más de 600 asesinatos truculentos, casi todos ellos en apenas ocho años de su vida.

Este hecho sería espeluznante de por sí, pero el morbo nos impele a añadir su parentesco, aunque lejano con Vlad Tepes Draculea, el Empalador, príncipe valaco que inspiró a Bram Stoker para su Drácula. Quizá sea accesorio, o quizá esta conexión pueda darnos una pista e indicarnos que ambos son, en realidad hijos de un tiempo y, ¿por qué no?, de una cultura.

¿Por qué todas estas muertes? ¿Por diversión? ¿Magia negra? En realidad un poco de cada y un poco de ninguna. Pongámonos en antecedentes.

Vida

Erzsébet nace en medio de una familia aristocrática en una Hungría en guerra constante con el imperio Otomano. Una Hungría que, pese haber entrado de lleno en el renacimiento gracias al rey Matías Corvino, ahora mantenía una alta tasa de analfabetismo, incluso entre las clases altas, al contrario que la propia Erzsébet, culta y versada en latín y alemán, aparte del húngaro, claro.

Es prometida con Ferenc Nádasdy, su primo carnal, a los once años y se traslada a vivir con su suegra. La relación entre ambas es infernal, de tal manera que Erzsébet la expulsa de casa tras el fallecimiento de Ferenc. Úrsula Nádasdy es una profunda católica que intenta educar a Erzsébet para ser una esposa ideal de su hijo. Ambos se casan cuando ella cumple quince y Ferenc ya tiene veinte.

Ruinas de Csejthe
Csejthe

Pasan unos años tranquilos. Erzsébet es la perfecta esposa que no proporciona motivos de preocupación a su esposo, y éste puede dedicarse a su pasatiempo favorito: la guerra. Así hasta 1604 en que Ferenc muere y la condesa Báthory se convierte en una viuda poderosa pero vulnerable ya que carece de milicia propia. Es en este momento cuando empiezan los rumores y leyendas de muerte y torturas en Csejthe, uno de sus numerosos castillos y el más usado por Erzsébet, hasta 1612 en que es formalmente juzgada por la muerte y tortura de más de 600 doncellas mayormente de entre once y veinte años.



Erzsébet Báthory es condenada a ser emparedada en su propio castillo, donde muere, en soledad, el 31 de Julio de 1614.


Leyenda

Baño de sangreCuenta la leyenda que, estando en sus aposentos, una criada le pegó un tirón de pelo. Erzsébet, encolerizada, propina un bofetón que hace sangrar la nariz de la sirviente salpicando su brazo. Erzsébet cree ver que dónde ha caído la sangre la piel rejuvenece, encendiendo una bombillita roja en su cerebro. Es entonces cuando tras hacer uso de hierbas, leyendas y diferentes brebajes a fin de parar el envejecimiento, da un paso más y se inicia, de la mano de las brujas Darvulia primero y de Májorova después, en la Magia Roja.

En esta época Erzsébet se dedica, básicamente a contratar doncellas, llevarlas a cualquiera de sus castillos (aunque en Csejthe es donde concentra su labor) y alli abusar de ellas sexual y físicamente hasta matarlas. Son famosas sus orgías lésbicas que acaban, también, con su muerte entre horribles sufrimientos. Aunque los tormentos infligidos incluyen palizas, azotes y desmembramientos, es el desangrado de los cadáveres (o con las víctimas vivas incluso) el principal objetivo.

Crónicas de la época nos muestran a una Erzsébet que termina sus relaciones sexuales, de corte lésbico mayormente, mordiendo con rabia a su partenaire, arrancando pedazos de carne con los dientes. Frecuentes son los baños en sangre de virgen y la ingesta de ésta junto con diferentes remedios y hierbas, todos con el fin siempre de mantenerla joven y de alcanzar la inmortalidad.

Como en tantas otras ocasiones no pasa nada hasta que comete el error de capturar y matar hijas de la nobleza local. Es entonces, cuando no puede comprar con dinero o amedrentar a los padres, que se inicia una investigación que culmina con el descubrimiento, en Csejthe de nuevo, de multitud de cuerpos mutilados, enterramientos y doncellas en diferentes estados de desangramiento; agravado todo por el encuentro de un diario en el que Erzsébet  Báthory da cuenta de forma detallada de todas las muertes perpetradas.

Alternativa

Existe una versión alternativa de la historia. Ésta nos cuenta cómo la pobre condesa es víctima de la codicia del rey húngaro Matías II y de otros nobles que ansían sus posesiones. Según esta versión se inventó una trama en la que se jugó con el equívoco y la manipulación junto a las leyendas locales, para hacer parecer a Erzsébet como un monstruo. El hecho de que se perdiera la documentación original de la condesa, así como de todas sus imágenes no ayuda a dilucidar si Erzsébet Báthory merece el título de Condesa de Sangre y de su inclusión en el Guinness de los records como la mayor asesina en serie de la historia o si en realidad sólo fue una víctima más, como se defiende en la película Bathory: Condesa de Sangre.

Cada cual que saque sus conclusiones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario