viernes, 11 de enero de 2013

El incidente Roswell

El 3 de Julio de 1947 William Ware "Mack" Brazel se dispone a revisar el estado de unas tierras entre Corona y Roswell, Nuevo México, tras una fuerte tormenta la noche anterior. Brazel es el administrador del rancho Foster. Durante su trabajo del día descubre unos restos repartidos en una extensión de un kilómetro. Dichos restos resultan ser piezas de un metal muy ligero, manejable e indeformable. Entre dichas piezas destacan unas vigas muy resistentes con unos extraños dibujos grabados.
Restos de la nave/globo
Restos mostrados a la prensa

No fue hasta el día 6 que Brazel volvió al lugar y recogió una gran cantidad de restos para mostrárselos al sheriff Wilcox de Roswell. Al no reconocer los restos, éste consultó con la base aérea de la misma ciudad. El mayor Jesse Marcel y el oficial de contraespionaje Sheridan W. Cavitt fueron los encargados de revisar los hechos in situ. El mayor Marcel no fue capaz de identificar tampoco los restos, y constató que los restos estaban diseminados de tal forma que no se debía pensar en un choque o aterrizaje accidentado, si no, más bien, en una explosión en el aire, cabe destacar que Marcel era oficial de información de la única unidad de bombardeo atómico del mundo, por lo que se le supone ciertos conocimientos de aeronáutica.


Hasta aquí parece todo claro aunque no lo sea tanto. La anterior es la versión más extendida del incidente, pero otras indican que éste habría pasado hasta tres semanas antes del 8 de julio pero que no se dio noticia al carecer de teléfono el rancho Foster y la poca predisposición de Brazel y sus empleados por dejar su trabajo para dar cuenta del hallazgo. Otros reportes indican que los restos fueron encontrados el 14 de julio.



El coronel William H. Blanchart, jefe de la base aérea de Roswell, decreta que se cerque la zona y se haga un reconocimiento exhaustivo. De todo se informa al General Roger M. Ramey del Estado Mayor. Ramey ordena trasladar los restos a Fort Worth. Mientras tanto el jefe de prensa de la base militar de Roswell, Walter Haut, ya había emitido una nota de prensa anunciando la recuperación de un platillo volante por parte del ejército. Nota que, evidentemente, aparece en primera página de los periódicos vespertinos del mismo 8 de julio. Al día siguiente Ramey emite una contrainformación: los restos recuperados pertenecen a un globo aerostático de investigación meteorológica. Un detalle: los extraños símbolos "grabados" en las piezas recuperadas son, según la nota de prensa oficial, dibujos de animales que un negocio local imprime en su cinta adhesiva y que es utilizada para armar el globo.
Roswell Daily Record
Titulares en los periódicos de Roswell

El día 9 los periódicos publican un "me equivoqué" de Marcel con un muestrario de fotos de los restos en los que se ve claramente que es un globo aerostático. Algunas fuentes indican que Marcel fue obligado a cambiar su declaración y a mostrar restos falsos.

Hay quien ha querido relacionar este incidente con el avistamiento el 24 de junio del mismo año de una formación de nueve objetos por Kenneth Arnold en el estado de Washington acuñando el famoso título de "platillos volantes". La influencia es plausible tanto para defensores de la teoría O.V.N.I. como para sus detractores. Para los primeros el objeto siniestrado podría ser uno de los avistados por Arnold, mientras que para los segundos la noticia no sería más que una manifestación más de la fiebre ufológica que atravesaba EE.UU. en tal época. De hecho circuló durante un tiempo la noticia de un segundo incidente descubierto en la zona a las pocas horas de encontrar el primero donde, según algunos testigos, se llegaron a recuperar cuatro cuerpos, tres de ellos sin vida. Los testigos oculares declaran que en la planicie de San Agustín se encontraron un extraño cilindro metálico en medio de un amasijo de cables retorcidos y otros objetos sin identificar. Éste objeto dejó, además, una estela de árboles quemados y con sus copas quebradas. Gerald Anderson (que a la sazón contaba cinco años y medio), que fue, junto a su hermano mayor, su padre, su tío y su primo, quien encontró el objeto y las criaturas, afirmó que había dos cuerpos inmóviles en el suelo, otro que respiraba con dificultad y un cuarto recostado en el cilindro con una herida en el hombro y, visiblemente aturdido, los miraba con terror. Las criaturas medían alrededor de 1'60m., no tenían pelo o vello, los ojos estaban hundidos y vestían una especie de traje metálico. Llegados a este punto no les quedaba ninguna duda de encontrarse ante una nave alienígena. Sobreponiéndose al entendible horror del encuentro intentaron comunicarse con el hombrecillo sin éxito. Acertó a pasar por la zona un antropólogo de la Universidad de Alburquerque, el Dr. Buskirk, que también intentó la comunicación en varios idiomas sin resultado. Entretanto el humanoide herido parecía haber dejado de respirar cuando una patrulla del ejército se presentó en la zona desalojando a los presentes y precintando la zona tras identificar a todos. Lo único que se supo más tarde de los hombrecillos es que Glenn Davis, forense en la base, fue encargado de acondicionar los cadáveres de cuatro hombrecillos que luego fueron trasladados a la base de Fort Worth. Dennis contó en 1991 que una enfermera le contó que ella había asistido a la autopsia de uno de los cadáveres.

De todo esto nada se supo por periódicos u otros medios. De hecho el caso cayó en el olvido casi inmediatamente y no fue hasta 1978 que dos investigadores, Friedman y Moore, comparan notas y entrevistas realizadas a diferentes testigos. Llegan hasta el mayor Jesse A. Marcel que les refiere la historia y las presiones recibidas para cambiar la versión inicial que dio en el 47 por la del globo sonda. Tirando del hilo, siempre sin pruebas y sólo con testigos, en muchos casos indirectos, reconstruyen la historia. A partir de ese momento "el caso Roswell" crece y obtiene adeptos de todo tipo, casi tantos como detractores. Recopilando: se obtienen hasta seis ubicaciones del accidente y el número de alienígenas "recuperados" oscila entre dos y nueve.


Explicación oficial (que la ha habido)

Diferentes opciones se han barajado como explicaciones plausibles a lo acontecido en Roswell. Una de ellas se refiere a un accidente de avión varios años más tarde, hecho que habría "contaminado" los recuerdos de los testigos.

Otra versión (quizá la más bizarra) nos cuenta como Josef Mengele huyó a la Unión Soviética donde otro Josef, Stalin, lo contrató para crear pilotos "miniatura" que pudieran pilotar una nave espía en el espacio aéreo americano.

Pero otra es la mayormente aceptada por los escépticos del caso Roswell.


El proyecto Mogul

El Proyecto Mogul salió a la luz a raíz de una investigación a petición del congreso norteamericano. Dicho proyecto debía desarrollar globos aerostáticos capaces de volar a grandes alturas y capaces de detectar ondas sísmicas en suelo soviético que evidenciarían pruebas atómicas en dicho país. Al ser un proyecto secreto la ignorancia de Marcel sobre el equipo usado es comprensible así como todos los intentos para desviar la atención y tapar el asunto.

En cuanto a los cuerpos recuperados... Algunas versiones añaden que, dentro de los globos también había pilotos, en este caso prisioneros de guerra japoneses.

Y entonces llegó Ray Santilli.


La autopsia

Ray Santilli era un productor musical británico que, en 1995, hizo pública una cinta en la que se veía, presuntamente, la autopsia de un alienígena realizada en Socorro (Nuevo México). La teoría indicaba que el supuesto alienígena era uno de los "recuperados" en Roswell. Afirmaba haber comprado la cinta a un antiguo cámara del ejército del que nunca se facilitó el nombre.

La cinta se estrenó en multitud de cadenas a lo largo del planeta y como primicia. No tardaron en alzarse voces en su contra, de tal manera que Santilli tuvo que dar una rueda de prensa para puntualizar que él nunca la dio por auténtica, pero que se la habían presentado a él como tal y como tal la había promocionado. Hoy en día se da a la cinta categoría de montaje, pero Santilli se guardó un as en la manga: en el año 2006 se estrenó la película Autopsia de un alien en la que Santilli era productor ejecutivo y contaba unas supuestas peripecias que desembocaban en la promoción del video.

En fin, que la cosa no queda clara, pero en Roswell (Nuevo México) cada verano hacen su agosto con la convención ufológica (más los visitantes del resto del año) lo que no los libra de ser sospechosos de querer perpetuar el mito.

No hay comentarios:

Publicar un comentario