lunes, 28 de enero de 2013

Píldoras III

políticos

Una nueva entrega de sandeces (o verdades como puños) sobre cómo reformaría el mundo. Hoy sobre la política y los políticos:

  • Se debe reformar la ley de incompatibilidades. Quien deja la política, especialmente si es un alto cargo, no debería poder trabajar tras un corto plazo en empresas privadas relacionadas con su campo o que se hayan beneficiado directamente de sus decisiones o políticas. Especial cuidado se debe tener con aquellos cargos que ostenten, ellos o sus familiares, con acciones de empresas susceptibles de ser beneficiadas con sus políticas, debería suspenderse la propiedad durante el tiempo en el que se ejerza.
  • Políticos profesionales deberían cobrar un solo sueldo independientemente de la cantidad de cargos que ostenten. Estos sueldos deben ser incompatibles con cualquier otra remuneración de origen privado.
  • Los diputados electos que deban desplazarse para ejercer su cargo no recibirán dietas sino que deberán ser alojados en edificios de apartamentos próximos al congreso propiedad del estado. De igual forma se suspenderían desayunos informativos, comidas de negocios, etc. Las reuniones en los despachos y la información en la sala de prensa.
  • Los viajes oficiales no tendrán subvención fija. Se abonarán los gastos reales directamente, bien abonando factura previa, bien pagando directamente alojamiento y viaje a los proveedores finales.
  • Los diputados se integrarán en el régimen general de la seguridad social, cotizando lo estipulado por ley con las dispensas y obligaciones que se recogen en ella. Huelga decir que el cálculo de pensiones debe ser hecho de la misma forma que al común de los mortales, con los mismos derechos y obligaciones. Igual al respecto del cálculo de prestación por desempleo.
  • Se establecerán retribuciones suficientes en función de la productividad. El sueldo base se verá incrementado en función de comisiones en las que se trabaje de forma efectiva y reducido en el caso de no acudir al congreso sin causa justificada.
  • Dado que tanto partidos como votantes se comportan como si el proceso electoral fuera presidencialista, esta debería ser la forma de gobierno. Congreso y senado se deberían fusionar y reformar para constituir una auténtica cámara de representación territorial. Las elecciones de ambos procesos deberían estar desligadas y separadas en el tiempo, el congreso/senado se elige en modo de listas abiertas.
  • No podrán presentarse en las listas aquellos candidatos con procesos judiciales abiertos ya en fase de juicio formal, ni aquellos con condenas pendientes de cumplir.
  • El número de representantes será proporcional al número de habitantes de la circunscripción electoral correspondiente.
  • La elección de representantes será por voto directo, se abolirá la ley d'Hondt.
  • Las decisiones políticas o administrativas serán sujetas a responsabilidad civil o penal. Los errores de cálculo se podrán ser enjuiciados según los patrones actuales en la sociedad civil, esto es, según mala fe, incapacidad manifiesta o asunción de responsabilidades por encima de las capacidades.
  • La financiación de partidos políticos se hará mayoritariamente por las aportaciones de sus afiliados de forma pública y transparente impidiendo, por ley, las donaciones anónimas.
  • Las declaraciones manifiestamente falsas o contradictorias con anteriores declaraciones se considerarían mala praxis con la correspondiente inhibición del sujeto para el ejercicio de la política.
  • Se reforzará especialmente la legislación respecto a las Iniciativas Legislativas Populares. Se tratarán con mayor o menor urgencia, incluyendo la posibilidad de adjudicar un porcentaje de voto positivo inicial, en función de los apoyos conseguidos según plazos establecidos y de su ámbito territorial de aplicación o apoyo.
  • El acceso a nuevas tecnologías de los señores diputados se hará siguiendo criterios de seguridad, ahorro e integración según criterios de los servicios técnicos del congreso/senado, huyendo de modas y apariencias.
  • El lugar natural de trabajo será el edificio del congreso/senado por lo que generalizar el acceso a la red en los domicilios privados de los diputados/senadores no es necesario, así como coches oficiales y asistentes innecesarios (a no ser que se estipulen chóferes a domicilio e individuales para el común de los curritos, claro).
Las opciones de mejora son, evidentemente, muchas más, pero lo podríamos dejar para otra entrada. Se ha argumentado siempre respecto al congreso/senado, pero todos los razonamientos son perfectamente extrapolables a otras administraciones en aquello aplicable.

Huelga decir, claro, que son opiniones meramente personales y que cualquier matiz, puntualización o desacuerdo se podrá expresar en los comentarios con la mayor de las libertades siempre que se respete, eso sí una pizca de educación y respeto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario